Solo tienes que ser tú!

Seré yo la única persona que a veces no le gusta aspectos de su cuerpo o personalidad?. Cuantas veces no nos sentimos que no somos atractivos, que nuestros brazos o cachetes son muy gruesos o que somos muy serios, o muy locos, o muy enojados o muy dejados, o muy penosos, etc?.

Realmente muchas veces en mi vida me sentí así. Insegura por que no me gustan mis brazos, mis cachetes, por que soy algo inocente, por que soy un poco distraída y muchas cosas más. Después de investigar un poco más a profundidad este tema me di cuenta que muchas de nuestras inseguridades vienen de normas establecidas por la sociedad.

Desde muy pequeños si sacábamos buenas notas o hacíamos algo “bien” nos premiaban y felicitaban mucho. Esto inconscientemente nos dio la idea que si actuábamos de acuerdo a las normas de nuestra sociedad íbamos a ser aceptados y por lo tanto felices.

Por eso empiezan a surgir todos los “deberías” que a muchos nos invaden la mente constantemente: debería de ser más delgado/a, debería ser un poco más fornido/a debería de ganar más, debería de estar casado/a, debería de ser más liberal, debería ser más calmado/a, debería de ser más simpático/a, debería de tener hijos, debería de ser doctor o estudiar una carrera en particular, etc. y cuando no cumplimos algunos de estos “deberías”, realmente impuestos por nuestra sociedad, nos volvemos muy inconformes e inseguros con nosotros mismos.

Es por esto es que muy liberador dar una mirada a nuestro interior y empezar a aceptarnos tal y como somos. Empezar a vivir la vida con cero juicios con nosotros mismos y los demás. Empezar a amar cada aspecto de nuestra vida: esas libritas de mas o menos que el estándar de belleza establecido por la sociedad, cada parte de nuestra personalidad, esas cosas que te enojan, esas cosas que comprendes de los demás, las creencias que tienes, la manera en que has decidido vivir tu vida. Empiezas a entender que eres perfecto/a tal y como eres y empiezas a sentir una gratitud enorme por cada aspecto de tu vida y de tu ser.

Cuando dejé de pensar en todo lo que no me gustaba de mi y empece a pensar que si estaban en mi es por que eran perfectos y que cada cosa que vivía, cada sentimiento que tenía, cada acción que realizaba no estaba “bien o mal” simplemente estaba y era perfecto por que eso es lo que yo en ese momento necesitaba para crecer y desarrollarme. No sabes lo libre y en paz que me comencé a sentir.

Con todo esto no quiero decir que las normas o creencias establecidas por la sociedad sean malas. A mi punto de vista hay muchas cosas que a muchas personas les funciona y que nos han ayudado a lograr grandes cosas como sociedad. Sin embargo creo que el limite esta en darnos cuenta que van a existir aspectos de nuestra vida que tal vez no van a encajar con ese “molde perfecto” que establece la sociedad. Pero esta perfecto de esta manera, ya que simplemente implica que como ser individual que eres, tiene tu propio camino para aprender y desarrollarte, para convertirte en esa persona maravillosa que naciste para ser. Por eso ama cada parte de ti y cada aspecto de tu vida.

Empieza a darte cuenta que es verdad lo que dice Farid Dieck en su pod cast Eres tu: ” La persona verdaderamente bella es aquella que sabe que para serlo solamente tiene que ser ella”.

Te invito a que en listes esos “deberías” que tienes en tu mente, te des cuenta que si no los has cumplido es por que no tienes que cumplirlo o tal vez no todavía y que eso es perfecto tal y como esta.

Si te gustó no olvides suscribirte!

Ama lo que es!

Todo es perfecto tal y como es.

Existe una manera de vivir la vida en la que se agradece por todo lo que tenemos. Todo nos parece que es un milagro, que la mano de Dios esta detrás de todo.

Existe otra manera de vivir la vida en la que nos parece que el mundo esta en contra de nosotros, que nada nos sale bien y que por alguna razón Dios o el universo simplemente decidió olvidarnos.

Pero, ¿qué hay detrás de cada una de las dos posturas? ¿qué hace que unas personas vivamos con una postura o la otra?. Hay muchas cosas que a mi parecer contribuyen a nuestra disposición, sin embargo existe algo que es la base y es el punto de partida de esto: La confianza que tengamos en que la realidad es perfecta tal y como es.

Cada vez que escuchamos historias de personas como Albert Einstein, Walt Disney, Oprah Winfrey, entro otros, nos damos cuenta que las cosas al principio no eran ni por cerca como ellos querían. Me imagino que en ese momento se sentían tristes y se sentían olvidados por el universo o por Dios. Sin embargo, a pesar de su sentimiento de desasosiego, una fuerza dentro de ellos se despertaba y lograron aportaciones para este mundo que hoy todos disfrutamos.

Creo firmemente que todos tenemos la capacidad de lograr conectarnos con esa fuerza interna que hizo que Albert Einstein descubriera la ley de relatividad o a Walt Disney montara el imperio que tenemos hoy en día.

De cada rechazo y de cada error se pueden sacar los mejores aprendizajes. Entendemos con esto como debemos hacer las cosas o que no debemos hacerlas. Lo que llena verdaderamente nuestra vida y lo que no. Es por esto que el simple hecho de entender que todo lo que pasa es perfecto y que el fracaso no existe nos libera y nos ayuda a darnos cuenta que podemos co-crear con Dios.

Tengo un ejemplo muy práctico que nos ayuda entender de una manera muy fácil esto:

Digamos que decidimos estar a dieta y bajar 5 kilos. Pero luego vemos un anuncio de nuestro combo de comida favorito como ser unos deliciosos nuggets de pollo acompañados de nuestra salsa favorita y papas fritas. Empezamos a pensar si lo comemos o no y luego decidimos comerlo. Cuando ya hemos disfrutado de ese suculento plato de comida nos empezamos a sentir culpables y deseamos que no nos lo hubiéramos comido.

La verdad es que la decisión de comer el combo fue nuestra y la realidad es que nos lo comimos. Entonces en lugar de pelear con la realidad sintiéndonos mal por lo que hicimos, por qué no decidimos aceptarla, disfrutar del momento. Luego podemos entender que tal vez no nos llena traicionar el compromiso que hicimos con nosotros mismos, por disfrutar de un momento. Esto por lo tanto nos puede llegar a reforzar nuestra decisión de bajar de peso. Podemos disfrutar de la comida y luego decidir comprometernos con mayor fuerza a lograr nuestro objetivo.

De cualquier manera es mucho más gratificante para nosotros mismos cuando aceptamos la realidad como es y como decidimos que fuera.

Confiemos en que todo llega cuando tiene que llegar y como tiene que llegar.

Una practica que ayuda mucho a poder amar lo que es, es escribir cada día 10 cosas por las que estamos agradecidos con nuestra vida. Trata de no repetir las razones cada día y después de cada cosa escribe: “gracias, gracias, gracias”. Veras como después de una semana te sentirás la persona más afortunada del mundo.

Byron Katie dice en uno de sus libros: ” El que pelea con la realidad pierde el 100% de las veces”.

Ama lo que es y agradece por cada cosa que pasa. Cada cosa nos hace crecer, evolucionar y estar más cerca de la persona que queremos ser, entonces: ¿como no amar la realidad tal y como es?.

Si te gustó no olvides suscribirte!