Vive tus sueños!

Hoy he elegido escribir sobre un tema que creo que es muy importante para vivir una vida con mucha felicidad y paz. Hoy les quiero platicar sobre el contexto maestría y nuestros sueños. Son temas que para mi están íntimamente ligados y les explicaré por qué.

Para mi son temas muy importantes en la vida de cada ser humano ya que son cosas que nos define y nos hace vivir en comunicación y concordancia con Dios. Se vuelven parte de lo que somos.

¿Qué es el contexto maestría y por qué digo que nos define?. Este concepto lo escuché este año por primera vez. Alejandra Llamas lo define como: “nuestro propósito en la vida”. Dice que un propósito debe ser la fuente de inspiración para nuestro ser, lo que es verdaderamente importante para cada uno de nosotros. Es nuestra visión del mundo. Debe ser corto, directo y a largo plazo.

Cuando lo escuché por primera vez traté de encontrar cuál era mi contexto maestría. No sabía ni donde comenzar a buscar. De verdad que a veces no somos conscientes de lo poco que nos conocemos a nosotros mismos.

Luego de pensar un rato comprendí que existe un lugar donde no importa lo que pase en mi vida, si lo vivo desde este lugar, siempre me siento inspirada, sin miedo y hasta creativa. Este lugar es: Amor y Servicio.

Este contexto maestría, para mi, siempre esta íntimamente ligado con nuestro trabajo y nuestros sueños. Es como si lo que hacemos en nuestra vida nos ayuda a materializar el contexto maestría. Nos ayuda a materializar ese lugar donde somos luz, por que nos conectamos con esa luz celestial.

Muchos eligen ser doctores o maestros por que esa profesión les permite ayudar a los demás, les permite vivir en el amor.

Otros eligen ser cantantes o futbolistas por que esa profesión les permite ser parte de los sueños de otras personas. Les permite dar alegría a los demás

Encontrar nuestro contexto maestría y vivir nuestros sueños no es tarea fácil. Hay tantas personas que comienzan su camino en una profesión y encuentran muchos obstáculos. Otras que no logran vivir su sueño por miedo al que dirán o por que piensan que no son capaces de lograrlo.

Por citar un ejemplo, Keylor Navas, portero del Real Madrid, se encontró con muchos obstáculos desde el inicio de su carrera. Hubieron personas que no lo creían capas de ser portero por su estatura. Los porteros “deben ser altos”. Tuvo limitantes como vivir lejos de su lugar de entrenamiento y no tener medios para transportarse. Viene de un país Centroamericano como Costa Rica, lo cual le hacía la tarea más difícil para abrirse camino en las grandes ligas de Europa. En fin, tantas cosas que solamente la pasión y saber que esa profesión era parte de su ser, fue lo que le permitió trabajar duro, logrando ser el día de hoy el portero de uno de los más grandes clubs deportivos del mundo y haber sido galardonado como el mejor portero de la competición de Champions League 2017/18. Realmente la vida de él para mi es muy inspiradora, y eso que mi equipo es el Barcelona jaja.

Algo que nunca debemos olvidar tampoco es saber que con nuestro contexto maestría y con nuestra profesión, vivimos esta conexión con Dios. Es Él quien va dirigiendo nuestro camino, nos va abriendo puertas, colocando a las personas correctas, llevándonos por caminos que ni siquiera hemos pensado.

Este contexto maestría y nuestros sueños los podemos encontrar muy adentro de nosotros. Dios los pone en nuestra mente y nuestro corazón desde siempre y debemos confiar que si Dios los puso ahí, es por que nos ha dado todo para lograrlo.

No permitas que nadie te diga que no puedes hacer lo que deseas. Como dice Chris Gardner (interpretado por Will Smith en la película “En busca de la felicidad”)- “Si quieres algo, sal a buscarlo. Punto.”

Encontremos nuestro contexto maestría y definamos cuales son nuestros sueños. Demos todo lo que esta de nuestro lado para lograrlo y dejemos que Dios haga el resto. Verás como vivimos una vida maravillosa, una vida que nunca hubiéramos imaginado.

Cuéntame, ¿Cuál es tu contexto maestría? ¿Cuáles son tus sueños?

Si te gustó no dudes en suscribirte!