Ama lo que es!

Todo es perfecto tal y como es.

Existe una manera de vivir la vida en la que se agradece por todo lo que tenemos. Todo nos parece que es un milagro, que la mano de Dios esta detrás de todo.

Existe otra manera de vivir la vida en la que nos parece que el mundo esta en contra de nosotros, que nada nos sale bien y que por alguna razón Dios o el universo simplemente decidió olvidarnos.

Pero, ¿qué hay detrás de cada una de las dos posturas? ¿qué hace que unas personas vivamos con una postura o la otra?. Hay muchas cosas que a mi parecer contribuyen a nuestra disposición, sin embargo existe algo que es la base y es el punto de partida de esto: La confianza que tengamos en que la realidad es perfecta tal y como es.

Cada vez que escuchamos historias de personas como Albert Einstein, Walt Disney, Oprah Winfrey, entro otros, nos damos cuenta que las cosas al principio no eran ni por cerca como ellos querían. Me imagino que en ese momento se sentían tristes y se sentían olvidados por el universo o por Dios. Sin embargo, a pesar de su sentimiento de desasosiego, una fuerza dentro de ellos se despertaba y lograron aportaciones para este mundo que hoy todos disfrutamos.

Creo firmemente que todos tenemos la capacidad de lograr conectarnos con esa fuerza interna que hizo que Albert Einstein descubriera la ley de relatividad o a Walt Disney montara el imperio que tenemos hoy en día.

De cada rechazo y de cada error se pueden sacar los mejores aprendizajes. Entendemos con esto como debemos hacer las cosas o que no debemos hacerlas. Lo que llena verdaderamente nuestra vida y lo que no. Es por esto que el simple hecho de entender que todo lo que pasa es perfecto y que el fracaso no existe nos libera y nos ayuda a darnos cuenta que podemos co-crear con Dios.

Tengo un ejemplo muy práctico que nos ayuda entender de una manera muy fácil esto:

Digamos que decidimos estar a dieta y bajar 5 kilos. Pero luego vemos un anuncio de nuestro combo de comida favorito como ser unos deliciosos nuggets de pollo acompañados de nuestra salsa favorita y papas fritas. Empezamos a pensar si lo comemos o no y luego decidimos comerlo. Cuando ya hemos disfrutado de ese suculento plato de comida nos empezamos a sentir culpables y deseamos que no nos lo hubiéramos comido.

La verdad es que la decisión de comer el combo fue nuestra y la realidad es que nos lo comimos. Entonces en lugar de pelear con la realidad sintiéndonos mal por lo que hicimos, por qué no decidimos aceptarla, disfrutar del momento. Luego podemos entender que tal vez no nos llena traicionar el compromiso que hicimos con nosotros mismos, por disfrutar de un momento. Esto por lo tanto nos puede llegar a reforzar nuestra decisión de bajar de peso. Podemos disfrutar de la comida y luego decidir comprometernos con mayor fuerza a lograr nuestro objetivo.

De cualquier manera es mucho más gratificante para nosotros mismos cuando aceptamos la realidad como es y como decidimos que fuera.

Confiemos en que todo llega cuando tiene que llegar y como tiene que llegar.

Una practica que ayuda mucho a poder amar lo que es, es escribir cada día 10 cosas por las que estamos agradecidos con nuestra vida. Trata de no repetir las razones cada día y después de cada cosa escribe: “gracias, gracias, gracias”. Veras como después de una semana te sentirás la persona más afortunada del mundo.

Byron Katie dice en uno de sus libros: ” El que pelea con la realidad pierde el 100% de las veces”.

Ama lo que es y agradece por cada cosa que pasa. Cada cosa nos hace crecer, evolucionar y estar más cerca de la persona que queremos ser, entonces: ¿como no amar la realidad tal y como es?.

Si te gustó no olvides suscribirte!