Sigue Viviendo!

Hoy quiero compartirte un mensaje que ha estado en mi mente durante todo el día.

Para cada nuevo año todos nos proponemos nuevos propósitos para ser mejores y continuar creciendo. Pensamos que es el mejor momento para plantearse pequeñas metas que nos van a permitir convertirnos en la persona que queremos ser.

Sin embargo, pasado ya un mes del año 2020, me di cuenta que con el día a día nos vamos olvidando de esas metas hasta que llega el fin del año y no logramos casi nada de lo propuesto.

Por esto hoy pensé: “en realidad cada día es una oportunidad más que la vida te regala para ser mejor y lograr cada sueño que tenemos, pero ¿como puedo hacer este proceso más fácil?.”

Dice Mathew McConaughey cuando recibió su premio al Oscar que hay tres cosas fundamentales que necesitamos en la vida: debemos tener a alguien/ algo en quien creer, alguien/ algo por quien luchar y finalmente alguien en quien nos quisiéramos convertir.

Él dice que si tenemos estas tes cosas, cualquier cosa que sea, no necesitamos nada más.

Es por eso que el día que hoy mas que preguntarme si he avanzado en las metas que me propuse al principio de año quisiera preguntarme en quién creo, por quienes quiero luchar y en quién me quiero convertir. Creo que si tengo esto claro mis metas ya se vuelven mucho más fáciles de cumplir!.

Cuando nos levantamos por la mañana, vemos salir el sol, sentimos el agua caer en nuestra piel al bañarnos, escuchamos nuestra canción favorita en el carro hasta cuando llegamos nuevamente a nuestra casa a descansar, cada minuto, es un regalo de Dios para que podamos vivir nuestra vida realmente enfocada a lo que queremos lograr.

Todos nuestros días es un regalo de Dios inmenso, ábrele las puertas a tu corazón, averigua cuales son estas tres cosas para ti y sigue viviendo. Por que debemos siempre confiar en el camino!.

El poder de la luz que nació en Belén

Estimado lector, después de mucho tiempo de ausencia me hace muy feliz volver a escribir estas lineas.

Tengo que confesar que se me ha hecho complicado volver a escribir, sin embargo hoy quisiera hablar de algo que he ido descubriendo en todo este tiempo: como obtener la paz.

Cuando pensaba en la paz creía q era algo que llegaba cuando en mi vida pasara lo q yo quería que sucedería. Varias cosas que he querido no han pasado y debo de admitir que me daba tristeza y me quitaba la paz.

Luego sucedió algo que había querido que pasará desde hace mucho tiempo: un nuevo trabajo. Y la verdad sentí mucha alegría. Sin embargo con él vinieron bastantes momentos de cansancio, presión y diferentes responsabilidades que en cierta manera me llenaron de preocupaciones. Situación normal cuando se comienza un nuevo trabajo.

Sin embargo me sorprendí a mi misma preguntándome: pero entonces: ¿cuando tendré paz? ¿siempre en mi vida va a pasar lo que yo quiero? Y, ¿cómo mantengo la paz cuando muchas veces lo que quiero trae consigo obstáculos y preocupaciones?.

Y luego me di cuenta que si la paz dependiera de todos estos factores externos mi vida iba a tener muy pocos momentos de paz.

Finalmente entonces comencé a pensar: la paz no viene cuando pasa lo q yo quiero que pase si no que es algo que viene por una decisión del corazón. Cuando empezamos a comprender que hay una fuerza más grande que nosotros y que todo pasa de la mejor manera.

Cuando amamos y aceptamos la realidad que vivimos como viene y confiamos con todas nuestras fuerzas que Dios tiene un plan perfecto para nosotros que nosotros ni imaginamos. Cuando confiamos ciegamente que Él siempre nos cuida, es difícil perder la paz.

En esta navidad podemos recordar que la luz del mundo nació una noche en Belen y desde esa noche nace para estar en cada uno de nuestros corazones y quedarse en él. Mantenla viva por que sus frutos son sensacionales y es lo que realmente nos da la paz del alma.

Feliz Navidad!!

¿Cómo vives el amor?

Estos últimos meses puedo decir que algo cambió en mi. Yo, como muchos, desde que estaba adolescente tenia muchos sueños, sin embargo el más grande de todos era encontrar a una persona con la cual pudiera compartir mi vida y formar una familia.

Sin embargo, con todo lo que he vivido, he aprendido que detrás de este deseo existen muchas cosas que están detrás y que es importante pararse y analizar.

Primero me empecé a preguntar, ¿por qué este tema es tan importante para tantas personas?. Que se esconde detrás de este deseo de amar y ser amado?. ¿Por qué existen personas que si viven una vida con mucho amor y otras personas que no?. ¿Cuál es la diferencia?

Leyendo el libro “Los dones de la imperfección” o “The gifts of imperfection” en inglés de Brené Brown, quien hizo un estudio sobre el amor y el deseo de pertenecer a una sociedad me ayudó a entender dos principios, que espero también les sirva.

Ese libro nos ayuda a ver que el amor y el deseo de pertenecer a un grupo o sociedad es algo que todos los seres humanos queremos tener en nuestras vidas. Podríamos pensar que ambos conceptos son lo mismo pero en realidad son conceptos diferentes pero que van de la mano. El libro nos enseña lo siguiente:

  • El amor se cultiva cuando permitimos que otros puedan ver nuestra parte vulnerable y nuestro interior. Cuando honramos esta conexión que creamos con otros con confianza, respeto, caridad y afecto estamos viviendo con amor. También nos dice que el amor NO es algo que se da y se recibe, es algo que cultivamos por que lo tenemos dentro de nosotros mismos. Nadie da lo que no tiene.
  • Pertenecer es el deseo humano de ser parte de algo más grande que él mismo. Esto es algo con lo que todos nacemos y en realidad es una necesidad primitiva, ya que en el mundo primitivo, quien no pertenecía al grupo moría. Todos tratamos de “pertenecer” buscando la aceptación de los demás. Esto realmente imposibilita que podamos verdaderamente pertenecer a un grupo o sociedad. Cuando pertenecemos realmente es cuando presentamos nuestro autentico ser, imperfecto al mundo y nos sentimos apreciados por eso. Esto va íntimamente ligado con la aceptación que tenemos de nosotros mismos.

Existen algunos estudios que dicen que para vivir una vida llena de amor y con sentido de pertenecía debemos comenzar primero amándonos y aceptando cada parte de nuestro ser, con todas sus características.

También cuando muchos hablan de amor dicen que existe una diferencia en decirle a alguien: “te amo” y realmente demostrar ese amor con acciones. Mi madre siempre me dice: “Obras son amores, no buenas razones”. Y estoy de acuerdo con ella.

Pero entonces ¿lograremos amar a los demás hasta que nos amemos a nosotros mismos? o ¿amando a los demás es que lograremos amarnos a nosotros mismos?.

Desde mi punto de vista creo es un poco de ambas cosas. Con el amor que le tenemos a los demás podemos lograr entenderlos a ellos y a nosotros. Viendo a un amigo sufrir por la perdida de un ser querido podemos entender lo significa el dolor, o viendo a un amigo sentirse mal por que alguien le dijo algo feo podemos entender lo que es sentirse triste, o podemos entender las cosas que causan ansiedad, etc. Cuando sentimos y entendemos el dolor del otro nos logramos entender a nosotros mismos.

Así mismo también conociéndonos y amándonos a nosotros mismos podremos entender a los demás, podemos darles esa palabra de aliento que les hará sentir mejor, por que a nosotros nos hicieron sentir mejor en algún momento. Saber que existe un gran poder en solo escuchar a alguien y brindarle todo nuestro apoyo por que alguien nos lo dio cuando más lo necesitábamos.

Por esto me atrevo a decir que aprendemos a amar de verdad con las relaciones que tenemos con las otras personas pero también cuando aprendemos amarnos a nosotros mismos.

No basta con solo entender el concepto de amor si no vivirlo. Vivirlo cuando alguien necesita de nosotros y le tendemos la mano, cuando compartimos momentos felices con los demás en una cena amena, en una fiesta, en un viaje, etc., cuando le damos algo de comer a alguien que no tiene nada que comer, cuando acompañamos a alguien que solamente necesitaba compañía. Se puede vivir de tantas manera que no importa la manera de demostrarlo, lo importante es mostrarnos tal y como somos.

Al principio de esta publicaciones les comenté que algo cambió en mi: en estos últimos meses comprendí que aprendo a amar de verdad de dos maneras: cuando me amo de verdad a mi misma y con la interacción que tengo con las personas que me rodean. Que en la medida en que tengo relaciones sinceras en las que me muestro como soy y ellas como son, logramos tener un amor mucho más grande y logramos fomentar un “sentido de pertenencia” real, por que esa fuerza a la que todos llamamos amor es la que verdaderamente nos une.

Por esto, estoy segura, que el día que encuentre a la persona correcta será un amor mucho más sano y real, con un sentido de pertenecía mucho más grande. El sueño sigue ahí, pero la perspectiva de lo que significa “encontrarlo” es muy diferente. A mi punto de vista, es mucho más real.

Cuéntame qué piensas, ¿cómo vives el amor?

Si te gustó no dudes en suscribirte

Solo tienes que ser tú!

Seré yo la única persona que a veces no le gusta aspectos de su cuerpo o personalidad?. Cuantas veces no nos sentimos que no somos atractivos, que nuestros brazos o cachetes son muy gruesos o que somos muy serios, o muy locos, o muy enojados o muy dejados, o muy penosos, etc?.

Realmente muchas veces en mi vida me sentí así. Insegura por que no me gustan mis brazos, mis cachetes, por que soy algo inocente, por que soy un poco distraída y muchas cosas más. Después de investigar un poco más a profundidad este tema me di cuenta que muchas de nuestras inseguridades vienen de normas establecidas por la sociedad.

Desde muy pequeños si sacábamos buenas notas o hacíamos algo “bien” nos premiaban y felicitaban mucho. Esto inconscientemente nos dio la idea que si actuábamos de acuerdo a las normas de nuestra sociedad íbamos a ser aceptados y por lo tanto felices.

Por eso empiezan a surgir todos los “deberías” que a muchos nos invaden la mente constantemente: debería de ser más delgado/a, debería ser un poco más fornido/a debería de ganar más, debería de estar casado/a, debería de ser más liberal, debería ser más calmado/a, debería de ser más simpático/a, debería de tener hijos, debería de ser doctor o estudiar una carrera en particular, etc. y cuando no cumplimos algunos de estos “deberías”, realmente impuestos por nuestra sociedad, nos volvemos muy inconformes e inseguros con nosotros mismos.

Es por esto es que muy liberador dar una mirada a nuestro interior y empezar a aceptarnos tal y como somos. Empezar a vivir la vida con cero juicios con nosotros mismos y los demás. Empezar a amar cada aspecto de nuestra vida: esas libritas de mas o menos que el estándar de belleza establecido por la sociedad, cada parte de nuestra personalidad, esas cosas que te enojan, esas cosas que comprendes de los demás, las creencias que tienes, la manera en que has decidido vivir tu vida. Empiezas a entender que eres perfecto/a tal y como eres y empiezas a sentir una gratitud enorme por cada aspecto de tu vida y de tu ser.

Cuando dejé de pensar en todo lo que no me gustaba de mi y empece a pensar que si estaban en mi es por que eran perfectos y que cada cosa que vivía, cada sentimiento que tenía, cada acción que realizaba no estaba “bien o mal” simplemente estaba y era perfecto por que eso es lo que yo en ese momento necesitaba para crecer y desarrollarme. No sabes lo libre y en paz que me comencé a sentir.

Con todo esto no quiero decir que las normas o creencias establecidas por la sociedad sean malas. A mi punto de vista hay muchas cosas que a muchas personas les funciona y que nos han ayudado a lograr grandes cosas como sociedad. Sin embargo creo que el limite esta en darnos cuenta que van a existir aspectos de nuestra vida que tal vez no van a encajar con ese “molde perfecto” que establece la sociedad. Pero esta perfecto de esta manera, ya que simplemente implica que como ser individual que eres, tiene tu propio camino para aprender y desarrollarte, para convertirte en esa persona maravillosa que naciste para ser. Por eso ama cada parte de ti y cada aspecto de tu vida.

Empieza a darte cuenta que es verdad lo que dice Farid Dieck en su pod cast Eres tu: ” La persona verdaderamente bella es aquella que sabe que para serlo solamente tiene que ser ella”.

Te invito a que en listes esos “deberías” que tienes en tu mente, te des cuenta que si no los has cumplido es por que no tienes que cumplirlo o tal vez no todavía y que eso es perfecto tal y como esta.

Si te gustó no olvides suscribirte!

Vive una vida sin límites!

Algo fundamental que a mi parecer todo ser humano debe saber es que el 98% de nuestro ser es inconsciente y solamente un 2% es consciente.

Esto quiere decir que la mayor parte de nuestra vida esta dirigido por esa parte inconsciente.

Muchas veces nos preguntamos: ¿por qué siempre termino con el mismo tipo de novia/os?, ¿por que siempre me pasa lo mismo en mis trabajos?, ¿por que siempre revivo las mismas situaciones?. Esto es por que muchas veces el inconsciente es quien dirige nuestra vida.

Y que tendremos en nuestro inconsciente?. Podríamos decir que en el inconscientemente tenemos declaraciones y creencias que vamos obteniendo durante nuestra vida.

Estas creencias y declaraciones las obtenemos cuando nos suceden cosas o nos vemos envueltos en alguna situación y declaramos o creemos algo de nosotros mismos que muchas veces nos limita a convertirnos en las personas que nacimos para ser.

Existen tres creencias madres que nos limitan mucho y que desgraciadamente es muy común que las tengamos:

  1. No soy suficiente
  2. No lo merezco
  3. Equivocarse es malo

A lo largo de nuestra vida deseamos muchas cosas de las que somos perfectamente capaces, sin embargo tenemos la creencia que no somos suficiente o no merecemos eso que tanto queremos y nos limitamos a obtenerlo.

¿Cómo podemos cambiar esto?:

  1. Identificando las creencias que tenemos para poder volverlas conscientes y trabajarlas.
  2. Siempre que identificamos declaraciones y creencias debemos pasarlas por la hoja de trabajo “Una creencia a la vez” donde encontraremos 4 preguntas importantes que Bayron Katie creó para ayudarnos a darle vuelta a las creencias y pensamientos evitando que sigan limitándonos y dirigiendo nuestras vidas.

Una amiga es el claro ejemplo de esto. Ella tenía una relación de matrimonio que era realmente su prioridad. Una vez que esta relación terminó ella entró en una etapa de mucho desaliento ya que sus pensamientos le decía: “Él llenaba mi vida, ¿qué haré ahora que ya no esta?. No podré seguir con mi vida”. Este pensamiento le quitaba mucho su paz y le restaba su poder. Luego de analizar su pensamiento y aplicar la herramienta de “Una creencia a la vez” le dio vuelta al pensamiento y se dio cuenta que no era él quien llenaba su vida sino ella era la que llenaba su vida con él y que realmente el poder de llenar su vida con lo que ella quisiera estaba en ella.

Haremos un ejemplo práctico para utilizar esta hoja:

Pensamiento: Él llena mi vida

  1. ¿Es verdad el pensamiento? (Sí o no. Si no, continúa con la pregunta 3) Respuesta: Si
  2. ¿Puedes saber que es verdad con absoluta certeza? (Sí o no. Algo es verdad con absoluta certeza cuando se puede probar con hechos) Respuesta: No
  3. ¿Cómo reaccionas, qué sucede, cuando crees ese pensamiento? (como te sientes con ese pensamiento) Respuesta: Me siento insegura, desanimada, victima de la situación y des empoderada
  4. ¿Quién serías sin el pensamiento? Respuesta: Alguien positivo, capas, empoderada, con mucha ilusión por la vida
  5. Invierte el pensamiento. Con el pensamiento invertido piensa 3 cosas que pueden probar que este nuevo pensamiento es cierto
    1. A mí mismo. Respuesta: Yo lleno mi vida. Ejemplos para probar que este pensamiento es verdad podría ser todas las cosas con las que puedes llenar tu vida: trabajo, amigos, hobbies, obras de beneficencia, profundizar en tu vida espiritual, etc.
    2. Al otro. (En este caso no aplica pero otro ejemplo de esta inversión puede ser: Yo lo lastimé)
    3. Al opuesto. ( En este caso no aplica pero otro ejemplo de esta inversión puede ser: Él no me lastimó.)

El poder de cambiar tu vida esta dentro de ti. Los pensamientos, creencias y declaraciones influyen mucho en nuestra vida ya que nuestro subconsciente cuando cree que algo es realidad siempre quiere tener la razón y busca maneras de comprobar que estas creencias, muchas veces limitantes, son verdad. Aparte de esto muchas de estas creencias ni sabemos que están en nosotros hasta que las vemos materializadas en nuestra vida en repetidas ocasiones.

Cambiar nuestros pensamientos negativos y descubrir nuestras creencias y declaraciones limitantes es un trabajo importante, liberador y fascinante.

Te invito a que descubras tus creencias y declaraciones para vivir una vida sin limites y sin culpas!.

En este link puedes encontrar la página oficial de Byron Katie con muchas herramientas, dentro de ellas la hoja de trabajo “Una creencia a la vez” que pudiste ver en este blog: https://thework.com/wp-content/uploads/2019/02/obaat_es_26jun2018_A4.pdf

Si te gustó no olvides en suscribirte!

Nada es Personal!

Cuantas veces en nuestra vida nos dicen algo que nos enoja, que nos hace sentir mal y por mas que tratamos de olvidar lo sucedido no podemos dejar de revivirlo en nuestra mente, sintiendo exactamente lo mismo que sentimos cuando nos “agredieron.”?

Creo que esto es algo nos pasa a todos constantemente en nuestras vidas. Pareciera que todo el mundo esta en nuestra contra y sabe exactamente que decirnos para hacernos enojar o sentir mal.

Antes de que empieces a crear tu plan de defensa para todas las personas que te “ataquen”, es importante que te detengas a analizar bien lo que realmente sucede.

Podemos decir que existen dos cosas principales que pasan dentro de cada uno de nosotros que nos hacen reaccionar de una u otra manera: las interpretaciones que realizamos de los hechos que nos suceden a lo largo de nuestra vida y la ley del espejo.

Las interpretaciones que realizamos de los hechos que nos suceden:

Algo que es muy básico para entender a los demás es comprender que cada quien, de acuerdo a sus características y programaciones, hace interpretaciones diferentes de los hechos que le suceden en la vida.

Cuando me refiero a hechos me refiero a cualquier cosa que sucede antes de catalogarlo como “bueno” o “malo”. Por ejemplo, un padre llega cansado del trabajo y tiene a su hija haciendo tareas en su cuarto recitando un poema en voz alta. El padre agobiado por su cansancio le dice con voz fuerte: “ahorita estoy cansado, vete a tu cuarto a hacer la tarea”. Esto es un hecho en si mismo. No es algo bueno ni malo. Sin embargo, la niña se va a su cuarto pensando ” mi papá me dijo que me fuera a mi cuarto por que yo estaba actuando mal hablando en voz alta. Me merezco el castigo. No soy suficientemente buena hija” o otra niña a la que le sucede lo mismo puede decir “pobre de mi papá, esta cansado, mejor no lo molesto más”. El mismo hecho tiene dos interpretaciones diferentes dependiente de la persona a la que le sucedió.

Así como este ejemplo todo en la vida tiene diferentes interpretaciones y cada persona tiene una reacción diferente para el mismo hecho. Estas interpretaciones nos llevan a realizar declaraciones de nosotros mismos que van al inconsciente, como la primera niña de la historia. Interpretaciones que mas adelante dirigen nuestras vidas. (tema que analizaremos a mayor profundidad en la siguiente publicación).

La Ley del Espejo

Por las interpretaciones que realizamos y tenemos en nuestro subconsciente debemos entender que existe una ley del espejo que no da mucha información para descubrirlas y cambiarlas ya que muchas veces son interpretaciones erróneas que nos limitan mucho.

No sé si te has dado cuenta que a veces te molesta la actitud de alguien, de una manera que de verdad algunas personas no entienden. Esto es por que hay algo de ti que estas reflejando en esta otra persona. Para descubrir esto tenemos “la ley del espejo”.

Existen 4 principios de esta ley:

  1. Todo lo que te molesta o quieres cambiar del otro, esta dentro de ti ya sea como la misma característica de la otra persona, el extremo opuesto, o algo que quisieras tener y no tienes.
  2. Todo lo que el otro te critica o juzga, si te molesta o duele, esta reprimido en ti y es necesario trabajarlo.
  3. Todo lo que te gusta del otro o amas en él, también esta dentro de ti
  4. Todo lo que el otro te critica o juzga, sin que te moleste o duela, le pertenece a él.

Como puedes ver existen muchas cosas que influyen en que nosotros reaccionemos de una manera conflictiva hacia los demás. Realmente más que sentirnos mal por nuestras reacciones, preguntémonos que información de nosotros mismos nos esta diciendo eso que nos molesta de los demás.

A mi me gusta hablar mucho con ejemplos para explicarme mejor, así que imagínate una chica que en su trabajo tiene un jefe déspota que disfruta menospreciar a los demás. Este jefe disfruta decir cosas despectivas a todas sus subalternos, especialmente a un chico el cual le tiene miedo. La chica al ver esto, aunque no es con ella directamente el problema, realmente se siente muy molesta con su jefe. Le parece que la actitud del jefe es muy abusiva hacia las otras personas. Le molesta tanto que le quita su paz interior. Esto le dio información a la chica para darse cuenta que le molestaba tanto ya que le hacia recordar, inconscientemente, que ella era abusiva con ella misma en otras cosas. Cuando hacía compras desmedidas, cuando comía demasiado.

Cuando nos enojamos o alguien se enoja con nosotros realmente hay muchas cosas detrás que han causado esa reacción y no es algo personal contra nosotros mismos.

Por esto es importante siempre antes de emitir un juicio o enojarte con alguien por algo, preguntarte: ¿Que dice esto de mi?

Yo sé que esto no es nada fácil de lograr. Yo soy la primera que cuando algo me molesta no analizo nada mas que la manera de hacerle saber a mi “agresor” mi molestia (si alguna vez conoces a mis hermanos ellos te pueden dar fe de esto jaja!), sin embargo creo que es una tarea que todos debemos proponer hacer. De esta manera nos conocemos más a nosotros mismo, mejoramos como personas y habría más paz en el mundo.

Si te gustó no olvides suscribirte!

No pierdas tu energía en lo que no puedes cambiar

¿Cuantas veces no perdemos la paz pensando que las cosas deberían de ser de otra manera o que alguien debe de comportarse de una manera diferente?.

Realmente yo he perdido muchos días de paz pensando que las cosas en mi vida deberían ser diferente o las personas que están en ella deberían de actuar o reaccionar de una manera diferente.

Hasta que un día escuche que existen tres ámbitos en la vida: el ámbito del “Yo”, el ámbito de “El otro” y el ámbito de “Dios o el Universo.”

Para ejemplificar esto se me ocurrió contarles una historia:

Había una chica con corazón muy grande que estaba completamente enamorada de su novio. Ella daba todo lo que estaba en ella para que su relación fuera cada vez mejor. El novio también tenía sentimientos importantes por ella. Luego de convivir mucho tiempo juntos la chica comenzó a identificar que su amado novio no era muy educado. Ella se sorprendía a ella misma diciéndole a su compañero: “Salude”, “diga gracias”, “no hago esto”, “haga aquello”. Ella perdía su paz siempre pendiente de las acciones de su novio y él se sentía juzgado.

Con esto podemos ver que la novia estaba entrando en el ámbito del novio. Ella quería que él actuara de una manera diferente, que a su juicio era la mejor manera de comportarse. Y él no disfrutaba de una relación en la cual se sentía juzgado y no podía ser quién él era realmente. Esto no les permitía ser felices a ninguno de los dos.

Esto no solamente pasa en relaciones amorosas. Pasa en relaciones de trabajo, amistades, entre padres e hijos, hasta con la naturaleza. También sucede con acontecimientos que no podemos cambiar como una enfermedad mortal. En el caso de esta última peleamos con el ámbito de Dios o de la realidad.

Cuando nos salimos de nuestro ámbito logramos lo siguiente:

  • Perdemos nuestra paz
  • Perdemos nuestra energía
  • Nos da ansiedad
  • Perdemos el tiempo
  • Hasta podemos dañar nuestra salud

Y todo esto sin lograr ningún cambio de la otra persona o de la realidad.

El joven de la historia aun que haya recibido 100,000 comentarios de su novia indicándole que cambiara, nunca iba a cambiar si él consideraba que no tenía nada de malo ser mal educado. Así mismo podemos decir que la novia, si no estaba feliz un novio con esas características, no debía obligarse a ella misma a estar con alguien que en el fondo no le gustaba.

Esto es un concepto sencillo en teoría pero difícil de accionar y muchas veces difícil de detectar.

El ámbito más difícil de aceptar es el de Dios o la realidad ya que muchas veces decidimos que una cosa u otra nos conviene más en nuestra vida y nos enojamos si no se da como nosotros queremos. Es como cuando vamos donde un doctor y somos nosotros los que le decimos el tratamiento que debe darnos para curarnos.

Si realmente dejáramos que Dios sea Dios, que los demás vivan su vida como ellos consideran mejor y nosotros enfocáramos nuestras energías en nosotros mismo y en lo si podemos cambiar, viviríamos una vida con mucha paz y daríamos mayor cabida al verdadero amor.

¿Cada cuanto dejas de estar en tu ámbito para estar en el del otro o de Dios?

Si te gustó no olvides en suscribirte!