Tomemos el siguiente avión

Hola de nuevo!, ha pasado bastante tiempo desde mi último blog! Ya los extrañaba!.

Hoy quisiera hablarles sobre un tema que es más profundo de lo que parece: Dejar ir.

Creo que para entender este tema es importante entender el proceso de la vida.

Desde que nacemos y somos unos bebés comenzamos a aprender a comer, caminar, hablar, etc. Luego comenzamos a aprender a comportarnos, a saber lo que es bueno o es malo y algunas personas comenzamos a aprender cosas aún más profundas como conocer a Dios, etc. Desde que nacemos aprendemos. Pero para aprender la siguiente lección tuvimos que haber realmente aprendido la anterior: para aprender a caminar primero aprendemos a gatear, para aprender a hablar primero aprendemos a reconocer los sonidos que conforman una palabra, etc.

Aprendemos todo esto gracias a nuestros padres, sin embargo, cuando somos adultos muchas de las cosas que aprendemos dependen más de nosotros mismos. Empezamos a descubrir que todo lo que sucede en la vida, bien utilizado, nos deja un aprendizaje importante. Así mismo podemos ver que para seguir a nuestra siguiente lección debemos aprender de la anterior. Es aquí donde cabe el dejar ir.

Para explicar un poco mejor lo que quiero decir voy a poner un ejemplo de algo doloroso ya que las mejores lecciones pasan generalmente con algo que nos duele. Hablaremos de la experiencia de perder un ser querido. Cuando esto sucede lógicamente nos duele. Generalmente lo primero que nos aconsejan es que vivamos el duelo del dolor. Es normal y natural sentir el dolor y debemos abrazarlo y vivirlo.

Luego de pasar el dolor es importante agradecer lo que esta experiencia nos ha dejado. Podemos agradecer cada momento vivido con esa persona, los abrazos dados, risas, etc. Entender qué aprendimos de esta persona y del hecho que ya no esta con nosotros para luego tomar esos aprendizajes y vivirlos. Aquí es donde nos damos cuenta que esa experiencia nos ayudó a convertirnos en mejores seres humanos, se vuelven parte de nosotros y cuando los dejamos ir estan presentes más que nunca en nosotros pero de una manera más amorosa hacia nosotros mismos y hacia los demás.

Es por esto que para mi el dejar ir es un regalo hacia nosotros mismos y hacia los demás. Cuando, después de vivir el dolor, agradecemos nuestras experiencias pasadas y nos conscientizamos de todos los aprendizajes que nos han dejado, nos volvemos mejores personas y nos prepara para nuestra próxima lección. Esos aprendizajes se vuelven parte de nosotros mismos y nos acompañan toda la vida.

No es un proceso fácil y tal vez hay cosas que nos suceden que por alguna razón se nos hace difícil dejar ir, sin embargo es nuestra tarea y responsabilidad buscar que nos ata a esas experiencias y trabajarlas para dejarlas ir. Al final de cuentas la ganancia es para nosotros mismos.

Regalemonos la oportunidad de dejar ir. Tomemos el próximo vuelo de nuestra vida donde estoy segura que, siguiendo el proceso de dejar ir, podremos aportar mucho más a nuestra vida y a los demás. Tomemos el siguiente vuelo ya que afortunadamente en la vida las fronteras no se cierrran y las experiencias siguen apareciendo. En la vida las fronteras no tienen límites!.

Recuerda siempre: Confía en el camino!.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s