Disposición del Alma

Antes de comenzar esta cuarentena nuestra vida giraba a un ritmo acelerado. Teníamos que pasar varias horas en tráfico, ir a nuestros trabajos, al gimnasio, hacíamos mandados, teníamos la posibilidad de visitar a nuestros familiares y amigos, salir al cine, a cenar a un restaurante, etc. Todo lo sentíamos parte de la vida y lo dábamos todo por sentado. También la vida pasaba casi sin que nos diéramos cuenta.

Hoy en día en esta cuarentena la vida es diferente. Debemos hacer todo desde casa: el trabajo, el ejercicio, compras necesarias para la casa, reuniones sociales, etc. Esto nos ha dado la posibilidad y el lujo de vivir la vida a un ritmo menos acelerado. Podemos ver la vida pasar con un poco más de calma. Sin embargo también nos damos cuenta que eso que dábamos por sentado realmente era un regalo.

Hoy en día debemos trabajar todos los días desde la casa. Cualquier reunión de trabajo debemos hacerla desde la computadora. Si debemos hacer las compras del supermercado debemos pedirlas a domicilio por medio de nuestra computadora. Si queremos hablar con nuestros amigos o seres queridos solamente lo podemos hacer por medio de una llamada de celular o por medio de alguna plataforma como zoom. Y ni hablar de los abrazos o muestras de cariño, deben ser también digitales!.

Este cambio en nuestras vidas, aun que sabemos que es momentáneo, nos da la gran posibilidad de darnos cuenta lo afortunados que éramos. Nos damos cuenta que desde la cosa más sencilla como salir a correr con nuestra mascota, ir al trabajo, salir a hacer compras que necesitabamos, irnos de viaje, abrazar a nuestros seres queridos, tantas cosas realmente eran una bendición de Dios.

Ojalá que este tiempo nos ayuda a poder tener la disposición del alma para poder disfrutar de cada momento, de cada abrazo, de cada platica, de cada reunión de trabajo, de ir al supermercado. Ese día que regresemos a la “normalidad” será una “normalidad” con mucha mayor consciencia de lo ricos que somos y ojalá podamos darle gracias a Dios por regalarnos un día más para seguir viviendo.

Tengamos esa disposición del alma para disfrutar de cada momento como viene y cuando venga.

Confía en el camino y disfruta del verdadero regalo que es el presente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s